El Cane Corso

Rara vez os habréis encontrado con un perro grande, de porte elegante, poderoso, de aspecto sólido y compacto sin resultar pesado, si alguna vez habéis tenido la suerte de cruzaros con un Cane Corso Italiano seguramente os habrá llamado la atención esta raza

Hoy de la mano de Laura Vidal, propietaria del Kennel RaylaDiCors, conoceremos algo más sobre estos molosos que de momento no gozan de popularidad en España pero sí que son perros muy conocidos en otros países como Francia, Estados Unidos o su país de origen, Italia.

Morfología básica

El Cane Corso

Sus características morfológicas más importantes podrían ser su cabeza con stop bien marcado y los ejes cráneofaciales convergentes, morro ancho y cuadrado y cuya longitud es de un tercio de la longitud del cráneo. La mordida de un Cane Corso debe ser ligeramente prognata. Sus ojos deben ser lo más oscuros posibles (pero en caso de perros con manto gris los ojos son grisáceos o amarillentos) y con forma almendrada. Su expresión debe tener una mirada penetrante. Las orejas las presentan comúnmente cortadas en forma de triángulo equilátero y la cola es gruesa, generalmente amputada en la cuarta vértebra. Su manto es corto y de varios colores (negro, atigrado, leonado, formentino y gris). Los atigrados y leonados deben presentar una máscara negra o gris. Las manchas blancas son aceptadas siempre que se presenten en el pecho, punta de los dedos y sobre la caña nasal.

Carácter del Cane Corso italiano

El Cane Corso

El Cane Corso se comenzó a usar en las vaquerías italianas para proteger las propiedades, el ganado, e incluso se llegó a usar como perro de agarre. El Cane Corso es tranquilo, con gran aptitud para la guarda y bajo instinto de caza, muy apegado a la familia, equilibrado, muy poco ruidoso (apenas ladra), seguro de su capacidad, y desconfiado de los extraños.
Consciente de su tamaño, el Cane Corso suele mostrarse tranquilo y sólo en caso de verdadera necesidad ante un peligro, se pone a la defensiva

Convivir con un Cane Corso

A pesar de su tamaño es un perro perfecto para vivir en un piso y disfrutar de la vida urbana, ya hemos dicho que es un perro tranquilo que dará pocos problemas siempre y cuando tenga los paseos adecuados, algo indispensable para cualquier raza de perro.
Su pelo es corto y requiere de pocos cuidados y su salud es de hierro. El Cane Corso suele gozar de buena salud, por lo que con una o dos visitas anuales al veterinario será suficiente.

Educando a un Cane Corso

DSC_0115

En RaylaDiCors nos hemos centrado en intentar hacer algo de trabajo con nuestros Cane Corso. Nuestro ejemplo de comportamiento en un ring de Obediencia Deportiva (O.C.I) es el pequeño Demon que pasó el COBS (Certificado de Obediencia Básica y Social) con el resultado de MUY BUENO.
El Cane Corso es un perro sensible y obliga a su propietario a educarlo sin castigos ni agresiones.
El cariño, constancia y paciencia es la clave para educar a un Cane Corso, porque lo que más desea es agradar a su dueño.