Gracias a la inulina, un componente muy importante para la flora intestinal que proviene de la alcachofa, actúa en el organismo del animal aportando grandes beneficios intestinales y, a la vez estimula la formación de bacterias intestinales beneficiosas.