Los perros carecen de glándulas sudoríparas, solo pueden regular su temperatura corporal gracias al jadeo y mínimamente mediante la transpiración, en pequeñas dosis, a través de las almohadillas de los pies.

Por este motivo los perros son propensos a sufrir golpes de calor que pueden causar daños graves en los organos, incluso de manera permanente, pudiendo llegar, en situaciones extremas, a producir la muerte del animal.

El gel de Hydroquartz (patentado por Aqua Coolkeeper) que compone el interior de las prendas aqua coolkeeper posee la propiedad del absorber el agua (ver instrucciones de uso).