¿Es la acogida la respuesta a la masificación de los refugios para animales?

Los refugios de animales están llenos, no tienen espacio, a menudo no tienen dinero, y solo cuentan con la dedicación una pequeña cantidad de voluntarios

Diariamente cientos de animales son sacrificados, los grupos de rescate no son capaces de salvar tantas vidas como quisieran, y los animales pasan años en las perreras a la espera de adoptantes que les elijan a ellos. Muchos de estos animales quedan relegados al olvido.

Se estima que cada año se abandonan unos 300.000 animales domésticos en refugios de animales, de los cuales menos de ⅓ consiguen adoptantes, el resto sufre la peor de las suertes. Tiene que haber una manera de evitar estos sacrificios, al menos, algunos. La hay, la acogida.

Hay una enorme falta de viviendas que estén dispuestas a abrir sus puertas para la acogida de un animal doméstico del refugio. Tal vez es porque asumen que un animal del refugio esta "roto", o que piensan que nunca serían capaces de entregar al animal a un adoptante, que se le rompería el corazón. La primera afirmación no podría estar más lejos de la verdad, y esto último es totalmente egoísta. Imagína la explosión de felicidad de tu corazón al saber que la hermosa mascota que has apoyado y cuidado, ha encontrado un hogar definitivo con una gran familia.

Muchos animales que encontramos en los refugios han tenido mala suerte, y necesitan una segunda oportunidad, han vivido en hogares antes, han vivido con niños, otros animales, ¡y la vida era genial!, pero tal vez su humano falleció, o tal vez llegaron tiempos difíciles y no podía permitirse el lujo de cuidar de una mascota, y ahora Bubu o Nana o Bety o Rocky están sentados en una jaula preguntándose qué sucedió. También hay algunos animales domésticos en perreras que lamentablemente nunca han sentido el afecto de un ser humano antes. Algunos fueron maltratados o abandonados. Pero todos ellos aún tienen esperanza, menean sus colas y ronronean cada vez que alguien se acerca a su jaula.

Una cosa que todos tienen en común es el peligroso juego de la espera. ¿Van a enfermar en el refugio? ¿Se vuelven locos si están allí demasiado tiempo? ¿Van a adquirir los malos comportamientos, ya que no están recibiendo el afecto, la atención y las comodidades que una casa debe proporcionar? ¿Van a salir con vida?

El motivo por el que los animales terminan en un refugio es un problema social que por sí solos no podemos solucionar, pero si las personas abrieran sus hogares a las mascotas de los refugios, podríamos salvar un montón de vidas y ayudar a los animales facilitando la transición a un nuevo hogar. Eso, al menos, sería un buen comienzo hasta que nuestra sociedad otorgue un mayor valor a la vida y la existencia de nuestros amigos peludos, hasta que la ley tenga en cuenta sus derechos, hasta los refugios ya no están llenos de los no deseados.

1261px-Dog_in_animal_shelter_in_Washington,_Iowa

La acogida es una experiencia maravillosa. Como padre temporal, puedes establecer ciertas pautas con el grupo de rescate en cuanto a qué tipo de animal prefieres. Una raza determinada, la edad, el sexo, el temperamento, que crees que mejor se ajusta a tu hogar. Si trabajas a tiempo completo y ya tienes un perro, siempre puedes solicitar una mascota de acogida que está educada. Tendrás todo el apoyo del grupo de rescate, pero también se les debe dar pleno apoyo a cambio. Debes comprometerte un mínimo de tiempo (algunos rescates requieren 3 meses, otros 6 meses...).

Tu trabajo como un casa de acogida es guiar a la mascota para que esté lista para un hogar definitivo. Esto solo significa que se le ha de enseñar o reforzar el comportamiento básico para asegurar una sana convivencia, no subir al sofá o caminar sin estirar de la correa, o simplemente devolverle la confianza.

Todo esto hace que el proceso sea un poco más fácil para un adoptante. Cuando una mascota vive en un hogar de acogida, tiene una mejor oportunidad de demostrar cual es su personalidad, de mostrar comportamientos más naturales. Resulta más fácil para poner al corriente al adoptante de si esa mascota le gustan los niños, cómo se actúa en un parque para perros,cual es su juego favorito, lo que pasa con los viajes en coche, como actúa con los extraños en la casa, si necesita un hogar con sólo adultos, etc Algunos de estos rasgos pueden ser observados en un refugio, pero para muchos la transición del refugio directamente a la casa es la que da lugar a que muchos adoptantes devuelvan a las mascotas.

Una mascota necesita tiempo para recuperar la confianza, para "superar" la experiencia del refugio. Esto puede resultar fácil para algunas mascotas, y no tanto para los demás. Un hogar de acogida paciente y amoroso les pueden ayudar con este proceso. Cada grupo de rescate es diferente según el tipo de apoyo que fomenta. Algunos pagan todos los gastos médicos, algunos incluso pagan la comida.

Considera la posibilidad de acoger, considera la adopción, considera ofrecerte como voluntario en un refugio de animales o de rescate local. Y siempre abraza a tus mascotas, sabiendo que son ellos son muy afortunados.


Loading…