¿Por qué mi perro... me lame?

La mayoría de los perros lamen a sus propietarios en alguna ocasión, algunos lo hacen mas que otros, pero... ¿por qué lo hacen?

hay varias explicaciones posibles para este comportamiento canino, los perros pueden lamer la cara de su amo por varias razones distintas que pueden depender de cada perro o de las circunstancias del momento.

Algunas de las razones por las que los perros nos lamen son puramente biológicas:

dog-lick-face

Las madres lamen a sus cachorros recién nacidos para despertarlos después del parto, en este caso el lamido sirve para eliminar los restos de placenta y fluidos y estimular la respiración del cachorro.

Mas adelante, la perra utilizará el lamido para estimular a los cachorros a eliminar la orina y las heces, esto se repetirá durante un par de semanas hasta que los cachorros los eliminen espontáneamente.

El lamido también se usa como muestra de cariño y unión entre madres y hijos o incluso en adultos de una misma manada.

El algunas ocasiones, los cachorros mas grandes lamen la boca de su madre cuando quieren comida, este comportamiento instintivo es un vestigio de su ascendencia salvaje y consiste en lamer la boca de la madre para que ella regurgite parte de la pieza cazada y así garantizar la alimentación de los cachorros durante el destete alrededor de las seis semanas de vida.

Lamer también puede ser una señal de calma, es parte del sistema de comunicación del lenguaje del perro

big-dog-licking-woman-face

Los cachorros y adultos se lamen y acicalan, es parte del comportamiento normal orientado hacia la supervivencia, al lamer sus labios, patas y tronco eliminan los rastros de la última comida que de otro modo empezaría a descomponerse y oler, esto no es un comportamiento higiénico, si no que en la vida salvaje, sería una forma de permanecer menos evidentes olfativamente para posibles depredadores.

Pero, si pensamos en el lenguaje canino, lamer el hocico y la boca de otro perro puede ser también una “señal de calma”, un gesto de paz entre perros desconocidos, un saludo cordial, una señal de sumisión ante perros más fuertes, pueden indicar también que están listos para salir a pasear con nosotros, jugar, o simplemente que tienen ganas de que les prestemos atención.

Lamernos la cara también es una forma en la que el perro puede intentar disipar la tensión en un momento en el que cree que le vas a regañar o estas tenso.

El lamer la cara del propietario, además de ser un gesto instintivo y una señal de calma, puede ser una acción aprendida, los perros tienen mucha facilidad para aprender de nosotros, si les besamos o si recibimos sus lamidos como una muestra de cariño y ellos perciben que nos hace gracia, es muy posible que aprendan a usar el lamido como un juego.

¿Que podemos hacer para evitar que nuestro perro nos lama la cara?

En la mayoría de ocasiones puede ser inevitable ya que forma parte de la comunicación canina. Si queremos tratar de evitar este comportamiento, la mejor forma de hacerlo, es no premiar con respuestas que lo refuercen.

Dar la espalda e ignorar al perro cada vez que nos lame es una forma eficaz de hacerle entender que no nos gusta que nos lama la cara, cuando el perro reciba una respuesta desagradable (alejarnos de él, dejar de prestarle atención) aprenderá a relacionar el lamido con esta respuesta, y es muy posible que deje de usar este comportamiento como forma de reclamar atención.