¿Por qué mi perro... se come las heces?

Es quizás uno de los problemas más comunes a la hora de convivir con un perro, casi todos pasan por esta etapa, pero... ¿porqué?

Se le llama “coprofagia”a cuando un perro se come sus propios excrementos o los de otros animales, es algo que puede pasar en cualquier etapa de la vida y en cualquier perro, puede ser algo puntual o puede durar semanas, para los propietarios de perros es algo desagradable a lo que suelen buscar explicación y remedio inmediatamente.

coprofagia-canina

En realidad, para nuestros perros no es tan asqueroso como nos pueda parecer a nosotros, es mas, la coprofagia forma parte de los comportamientos escritos en los genes de la especie, pero.... y eso por qué?
Pues porque en la naturaleza, la coprofagia tiene un sentido, una función, cuando los perros tienen camadas, las madres consumen las heces de sus cachorros para ocultar su olor y proteger así a su camada de depredadores durante las primeras semanas de vida cuando son tan vulnerables.

¿Que otras razones explican que nuestro perro coma “cacas”?

Existen una variedad de razones por las cuales nuestro perro puede consumir heces en algún momento de su vida.

Algunos problemas médicos pueden ser la causa, incluyendo insuficiencia pancreática o deficiencia de algunas enzimas, la mala absorción intestinal y un exceso de parásitos gastrointestinales son también razones médicas comunes que pueden incitar a un perro a comer su propia caca o las de otros animales.
El páncreas de los perros secreta algunas enzimas digestivas para ayudar en el procesamiento de alimentos, en el caso de que por alguna razón, el páncreas de nuestro perro no segregue suficientes enzimas, es posible que busque conseguir un aporte de estas a partir de las heces de otros animales, ya que estas son una fuente importante y directa de enzimas digestivas, la razón en este caso, será la de conseguir de forma natural las enzimas que ellos no están fabricando y que necesitan.

la-coprofagia-canina

Otra causa es la alimentación deficiente en enzimas, los perros que se alimentan exclusivamente con alimentos procesados y secos (pienso) que no comen ningún alimento crudo durante el día, se ven obligados a buscar otras fuentes de enzimas digestivas para compensar la deficiencia de estas en su alimento comercial. Proporcionar alimentos naturales ricos en enzimas puede hacer que su perro deje de buscarlas en las heces de otros animales.
La falta de nutrientes en el alimento también se cree que es una razón para que el perro busque suplir carencias a partir de nutrientes existentes en las heces de otros animales.

La Coprofagia también puede ser un problema de conducta

Algunos perros, especialmente en situaciones de encierro y aislamiento, (criaderos, rehalas o refugios) pueden comer las heces por ansiedad y estrés.
Los perros que son castigados por sus propietarios cuando defecan en un lugar inadecuado, o que son “amorrados” en sus propias heces, llegan a creer que que “las cacas” son algo malo que provocan un castigo y por lo tanto lo mas inteligente es hacerlas desaparecer.
Los comportamientos coprófagos se dan mas en cachorros criados en jaulas.
Ya que también puede ser un comportamiento aprendido, los perros jóvenes pueden aprender observando a otros perros o a su propia madre, los cachorros que conviven con adultos estresados pueden aprender esta conducta y repetirla por imitación.

Consejos para Frenar el hábito de su perro de comer heces

guilty-lab

  • En primer lugar recoger la caca inmediatamente, así no daremos oportunidad de ingerirlas
  • Si hay gatos en la casa buscar formulas para que al perro le sea imposible acceder a la caja de arena y alimentarlos con alimentos de calidad altamente digeribles para los gatos
  • Mejorar la dieta de su perro tanto como sea posible, y añadir las enzimas digestivas y pre-probióticos en las comidas
  • Ofrecer juguetes y compañía a su perro para aliviar el aburrimiento y minimizar el estrés
  • Que el perro haga suficiente ejercicio también es crucial para mantener el cuerpo de su perro y la mente estimulada, los perros aburridos tienden a desarrollar hábitos y conductas desagradables y destructivas en ocasiones
  • Por último, si el perro continua con su habito de comer heces, y si lo hace de forma compulsiva, considere hablar con su veterinario acerca de este problema, para descartar definitivamente cualquier causa médica subyacente para este problema de comportamiento tan desagradable y tan común