¿Es bueno el aceite de pescado para los perros?

Bueno, esa es una pregunta capciosa. Y la mejor respuesta que podemos dar es... tal vez. Puede que sea mejor empezar por el principio, si queremos dar sentido al debate sobre el aceite de pescado en la alimentación del perro

Las grasas dietéticas se dividen en tres categorías principales: las grasas saturadas, las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (AGPI). La mayoría de los aceites vegetales, excepto el aceite de palma, aceite de oliva y aceite de coco son ricos en ácidos grasos poliinsaturados, mientras que la mayoría de las grasas animales se componen sobre todo de grasa saturada y monoinsaturada.

Los principales ácidos grasos poliinsaturados dietarios, omega-3 y omega-6, no son metabolizados por el cuerpo y deben obtenerse de los alimentos. No es sorprendente que por lo general las grasas poliinsaturadas constituyan sólo una pequeña parte de los tejidos grasos de tu perro, mientras que la mayoría está compuesta de grasas saturadas y monoinsaturadas, como la mayoría del resto de mamíferos.

No hay muchos alimentos que contengan grasas omega-3, están presentes principalmente en la grasa de los peces de agua fría. Las fuentes vegetales, como las nueces y las semillas de lino, no se convierten fácilmente a los componentes críticos del omega-3: ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), así que no son una gran fuente de omega-3, especialmente para los perros.

Los ácidos grasos omega-6 se encuentran principalmente en las semillas y los frutos secos y los aceites se extraen principalmente de estos.

Los ácidos grasos Omega son importantes para el cuerpo, ya que se utilizan en la fabricación de ciertas hormonas. En general, las hormonas derivadas de los dos ácidos grasos tienen efectos opuestos. Los de ácidos grasos omega-6 tienden a aumentar la inflamación (un componente importante de la respuesta inmune), la coagulación de la sangre, y la proliferación celular, mientras que los de ácidos grasos omega-3 disminuyen esas funciones.

Así que es importante que ambos ácidos grasos, los ácidos omega-3 y omega-6, y sus respectivas familias de hormonas, estén en equilibrio para mantener una salud óptima.

Así que ¿Cuál es el problema?

Los seres humanos (y sus perros) solían comer principalmente carne magra, pescado, verduras de hojas verdes, frutas, nueces, bayas y miel. Los granos de cereales son sólo un añadido reciente a la dieta humana y representan un cambio drástico de los alimentos que genéticamente estamos programados para comer. Y nuestros perros carnívoros están aún menos preparados para comer granos.

Los granos de cereales son ricos en ácidos grasos omega-6 y de bajo contenido en ácidos grasos omega-3. Y los estudios muestran que las dietas altas en carbohidratos aumentan el riesgo de enfermedades del corazón, la diabetes y la obesidad.

Pero nuestro distanciamiento de las dietas ancestrales no termina con los cereales, aceites vegetales refinados, como el aceite de soja, se utilizan en la mayoría de los bocadillos, galletas, galletas saladas y dulces, así como en la comida rápida. El aceite de soja es ahora tan común en las comidas rápidas y alimentos procesados que un asombroso 20% de las calorías en la dieta se estima que provienen de esta fuente.

Los alimentos para animales domésticos han seguido el mismo camino. Esto es en parte debido a que los granos son necesarias para mantener las croquetas compactas y porque son una fuente de proteína de menor coste. La soja y los aceites vegetales también han encontrado su camino en los alimentos para mascotas, y la diabetes, la obesidad y las enfermedades inflamatorias también están en aumento en nuestros animales de compañía.

Y, por desgracia, incluso nuestro abastecimiento de carne se ha "modernizado". Los animales para consumo rara vez se alimentan de las hierbas y plantas para las que su organismo está diseñado; como nosotros y nuestros perros, ellos también son criados con granos ricos en omega-6, y esto a su vez crea un desequilibrio entre los ácidos grasos omega-6 y omega-3 en sus carnes.

Anchovy_closeup

Evitar lo evidente

En el mundo moderno de hoy, complementar la dieta de su perro con alimentos ricos en omega-3, como el aceite de pescado podría ser una buena idea, ¿verdad? ¿No equilibra el exceso de omega-6 y la inflamación que puede causar?

Bueno, sí. Pero en lugar de complementar la dieta con aceite de pescado sin pensar en nuestro perro, ¿no deberíamos primero examinar la razón por la que lo podrían necesitar?

¿Cómo se asimilan las grasas omega-6 en perros?

Cuando hablamos de las fuentes de ácidos grasos omega-6, es de esperar una pequeña parte de ti piense "bien, así que no debería importar porque mi perro no come aceites vegetales, nueces y semillas." Con suerte, estas empezando a ver que las dietas ricas en ácidos grasos omega-6 no son tan naturales para perros.

Todos sabemos que los perros son carnívoros, ¿no? Sabemos que los perros no tienen ningún requisito nutricional de cereales. Si no, entonces es posible que te interese leer esto.

Al igual que las dietas modernas han causado problemas de salud crónicos en las personas, están haciendo lo mismo a nuestros perros. El motivo más importante para qué los perros necesitan el aceite de pescado:

La comida para perros procesada contiene aceites vegetales ricos en ácidos grasos omega-6 (que tienen una digestibilidad cuestionable para los perros con su relativa falta de enzimas que digieren carbohidratos, amilasa).

Uno de los principales fabricantes de croquetas ha dado un paso en esta dirección con la reciente incorporación a su comida de DHA. Encontraron que añadiendo DHA a su alimento para cachorros ha mejorado la capacidad de formación y el desarrollo. La compañía pensó que esto era un maravilloso complemento para la comida y un reconocimiento para su equipo de investigación. Sin embargo, la pregunta que nadie hizo es por qué este derivado de omega-3 estaba inicialmente fuera de la formula.

Volver a la naturaleza

La razón de que la comida procesada sea deficiente en DHA es que los alimentos no naturales conducen a resultados no naturales. Cuanto más nos alejamos de la sana nutrición natural, la forma en que la madre naturaleza pretende que nos alimentemos, más preocupados tenemos que estar acerca de la complementación y el equilibrio de la dieta para evitar problemas de salud crónicos.

En lugar de confiar ciegamente en esa botella de aceite de pescado, mejor echar primero un vistazo a la dieta de tu perro. Si está comiendo una dieta cargada de carbohidratos procesados, entonces esta consumiendo demasiados aceites omega-6 y esto puede causar afecciones inflamatorias y dañar su salud. Por otra parte, ambos omega-3 y omega-6 son extremadamente vulnerables al calor, por lo que si tu perro está comiendo un alimento procesado, puede que incluso no consigan la cantidad mínima de ninguno.

Hay algunas razones para valorar si es adecuado incluir el aceite de pescado en la dieta, y en el próximo artículo, vamos a discutir cuáles serían esas razones y la forma de encontrar el mejor aceite de pescado para la dieta de tu perro (sí, todos los aceites de pescado se producen de la misma forma). Pero intentar equilibrar una dieta procesada mal construida añadiendo aceite de pescado, sin duda no es lo mejor que puedes hacer por la salud de tu perro. Debido a que hay algunas preocupaciones reales con la inclusión de aceite de pescado en la dieta a largo plazo - y prometemos que vamos a llegar a eso después.

Mientras tanto, aquí hay algunos cambios importantes de la dieta que debes mirar antes de llegar a esas cápsulas de aceite de pescado:

  1. Alimenta a tu perro con una dieta a base de carne, libre de cereales.
  2. Evita los aceites vegetales de cualquier tipo. Están cargados de grasas omega-6 y tu perro no las necesita.
  3. Cuidado con el aceite vegetal disfrazado (muchas listas de ingredientes pueden disfrazar el aceite vegetal como otros ingredientes).

Artículo original: Can Fish Oil Kill Dogs?