Un carnívoro en casa

La creencia popular de que los perros y gatos son omnívoros en lugar de carnívoros

Dale una ojeada a la boca de tu perro o gato. Esa enorme e impresionante dentadura (o tal vez pequeña dentadura aguda y puntiaguda) está diseñada para agarrar, desgarrar, rasgar, destrozar y esquilar carne (Feldhamer, G.A. 1999. Mammology: Adaptation, Diversity, and Ecology. McGraw-Hill. pág 258). Los perros y los gatos no están equipados con grandes molares planos para triturar materia vegetal. Sus molares son puntiagudos y situados en forma de mordida de tijera en conjunto con el resto de los otros dientes que poderosamente dispone de la carne, hueso y cuero de otros animales. Los carnívoros están equipados con un conjunto de dientes que incluye la presencia de dientes [W:carnasial] o dientes de “[W:esquileo]”, el cuarto premolar superior y el primer premolar inferior.

Todo esto contrasta con tu propia dentadura o la dentadura de un oso negro. Un oso negro es un verdadero ejemplo de omnívoro igual que nosotros los humanos. Nosotros tenemos molares lindos, grandes y planos que nos permiten triturar los vegetales. Los osos negros tienen un impresionante diente canino, también posen molares planos en su boca que les asisten para triturar materia vegetal. Los perros y la mayoría de los canidos carecen de esos dientes. ¿Por qué? La respuesta es sencilla, porque no comen materia vegetal. Los dientes son altamente especializados y están estructurados específicamente para la dieta que una animal debe comer. La diferencia entre los dientes de un oso y de un perro (ambos animales son especies pertenecientes a la Orden Carnívora) demuestran como dicha diferencia puede ser. ¿Si un perro (gato o hurón) tiene la definición de un animal carnívoro porqué le damos una comida basada en granos y vegetales?

Musculatura y anatomía externa

Los perros y gatos están equipados con poderosos músculos en sus madíbulas y cuello que los ayuda a derribar sus presas y morder carne, huesos y cuero. Las bisagras de sus quijadas se abren ampliamente, permitiéndoles tragar grandes pedazos de carne y hueso. Sus cráneos son pesados y están formados para prevenir movimientos laterales de la mandíbula inferior cuando luchan con presas capturadas (la fosa mandíbular es profunda y en forma de C). Esta forma permite solo un movimiento de machacamiento de arriba hacia abajo, mientras herbívoros y omnívoros tienen una fosa mandíbular plana que permite el movimiento lateral para triturar materia vegetal. (Feldhamer, G.A. 1999. Mammology: Adaptation, Diversity, and Ecology. McGraw-Hill. pgs 258-259.).

Considere esta cita del texto citado anteriormente:

Caninos, felinos y mustélidos subsisten principalmente de presas recientemente abatidas. Esas familias presenta correspondientemente el más grande desarrollo en ‘dientes y garras’; ellos tiene gran desarrollo de muelas carniceras y locomoción cursorial.

Esto se traduce a un simple hecho: todo sobre el diseño del cuerpo de un gato o perro nos dice que ellos fueron diseñados para un estilo de vida de carnívoro, destinado a cazar. Sin embargo, los humanos han hecho algunas modificaciones vanas con este diseño (resultando en la variedad de medidas y conformaciones) pero no hemos hecho nada para cambiar la fisionomía y anatomía interna de nuestros caninos carnívoros.

Anatomía Interna y Fisiología

Los perros y gatos tienen la anatomía interna y fisiología de un carnívoro (Feldhamer, G.A. 1999. Mammology: Adaptation, Diversity, and Ecology. McGraw-Hill. Pág 260.). Ellos tienen un estomago altamente elástico diseñado para mantener grandes cantidades de carne, huesos, órganos y cuero. Sus estómagos son sencillos, con un intestino ciego no desarrollado (Feldhamer, G.A. 1999. Mammology: Adaptation, Diversity, and Ecology. McGraw-Hill. Pág 260.). Ellos poseen un [W:estomodeo] corto, un colon corto, suave y no [W:saculado]. Esto significa que la comida pasa rápidamente. La materia vegetal, sin embargo, necesita tiempo para fermentarse. Esto está bien para un colon mucho más largo y grande, e intestino delgado más largo y ocasionalmente la presencia de un intestino ciego. Los perros carecen de esos equipos, pero si tienen un estomodeo y un proctodeo consistente con el de animales carnívoros. Esto explica el porqué la material vegetal sale de la misma forma que entro cuando nuestros perros la consumen, en el estomago de nuestros perros no hubo tiempo para descomponer y digerir (entre otras cosas). La gente sabe esto; y este es el porqué se dice que los vegetales y granos deben ser preprocesados para que tu perro pueda obtener al menos algo de estos componentes. Pero, darle vegetales y granos a un carnívoro es una práctica cuestionable.

Los perros no producen las enzimas (amilasa, por ejemplo) en cantidades suficientes para tratar con el almidón, celulosa, y carbohidratos que vienen en los granos y vegetales, aún vegetales y granos preprocesados, ya que ellos son carnívoros diseñados para comer carne y huesos. Alimentar a los perros y gatos como si ellos fueran omnívoros pone al páncreas a esforzarse mucho más ya que representa un trabajo difícil para los perros digerir las comidas repletas de almidón, celulosa y carbohidratos.

Tampoco los perros tienen las bacterias amigables para descomponer las celulosas y el almidón. Como resultado, muchos de los nutrientes que contienen los granos y vegetales– aún vegetales y granos preprocesados — no llegan a estar disponibles para los perros. Esta es la razón por la cual los fabricantes de comida para perros tienen que agregar gran cantidad de vitaminas y minerales sintéticos a sus comidas (el hecho de cocinar destruye todas las vitaminas y minerales por lo tanto crea la necesidad de administrar suplementos paralelamente). Si un perro puede digerir 40-60% de su comida basada en granos, entonces él únicamente está recibiendo el 40-60% (idealmente) de las vitaminas y minerales que el necesita. Para compensar esto los fabricantes debe agregar una alta concentración de vitaminas y minerales que el perro realmente necesita.


Loading…